Marketing de contenidos - xavibarrera.com

Contenidos que captan clientes

El marketing de contenidos, también conocido bajo su denominación en inglés, content marketing, consiste en generar una estrategia de contenidos para captar y retener al mayor número posible de personas interesadas en lo que ofrece tu negocio. Sin ninguna duda, el marketing de contenidos es la herramienta más poderosa que debería tener tu web para generar dinero.

¿Qué es el marketing?

Aunque ya nadie la usa, la palabra en español es mercadotecnia. En realidad, el marketing es el conjunto de herramientas para explorar, conocer y cautivar al mercado con el objetivo de conseguir vender un producto o servicio. A pesar de que están muy relacionados, no debes confundirlo con la Publicidad.

La Publicidad agrupa las técnicas de comunicación en distintos medios y soportes con el objeto de vender a un público objetivo. El público objetivo son las personas que previamente hemos definido como las potencialmente compradoras de nuestro producto.

Lo que hace el marketing, entre otras cosas, es definir a ese grupo de personas al que llamamos Público objetivo. El proceso sirve para identificar las necesidades y deseos de las personas. Pero también sirve para definir el tamaño y el potencial de beneficio que tiene el mercado de nuestro producto.

Para profundizar en las relaciones y diferencias entre el marketing y la publicidad, te recomiendo que leas el artículo Marketing y Publicidad.

¿Qué es el marketing de contenidos?

El marketing de contenidos tiene el objetivo de cautivar a cuantas más personas mejor, pero todas ellas interesadas en el producto o servicio que ofreces. Por tanto, el marketing de contenidos es la herramienta que va a hacer trabajar a la caja registradora para que no pare de entrar dinero.

En realidad, se trata de una estrategia de contenidos que, de un modo u otro, estén todos ellos relacionados con tu oferta al mercado. Estos contenidos tienen que ser informativos. También deben ser capaces de entretener y al mismo tiempo asesorar a quienes los consultan. Si además son capaces de establecer un vínculo emocional con tu empresa, generarán fidelidad. La fidelidad se traduce en compras recurrentes por parte de los mismos clientes.

Marketing de contenidos - Cola de clientes

¿Por qué es tan importante el marketing de contenidos para tu web?

Sobre todo, el content marketing te servirá para abrir en tu negocio muchas puertas de entrada a nuevos clientes. Cuanto más contenido tengas, más puertas encontrarán las personas interesadas en tu oferta.

Una web tradicional, a la que llamo web pasiva, consta básicamente de una página principal, una exposición del catálogo de productos o servicios que ofrece, un “quienes somos” y una página de contacto. Como consecuencia de este contenido tan limitado, la única fuente de visitas se reduce prácticamente a las personas que tecleen correctamente en el buscador el nombre de la empresa. Así pues, sólo entrarán las personas que ya conocen a esa empresa.

Por el contrario, con una buena política de marketing de contenidos, las vías de entrada para personas que no conocen tu empresa se abren y multiplican. Éstas, además, son las personas que reúnen las características para convertirse en nuevos clientes. Son las personas que están interesadas en tu oferta.

Un ejemplo de la efectividad del marketing de contenidos

Por la lógica confidencialidad con mis clientes, no puedo darte datos de las visitas que reciben en sus webs ni por dónde llegan. Pero sí que puedo hacerlo con una de mis propias webs, como es AprendeCountryLineDance.com.

La página principal sería prácticamente la única puerta de entrada si esta web no contara con un trabajo intenso de marketing de contenidos. Recuerda que se trata de contenidos que tengan relevancia para personas que estén o puedan estar interesadas, en este caso, en aprender a bailar country line dance.

Marketing de contenidos - Entradas fuera de la página principal copia

En esta página de Google Analytics sobre los datos de tráfico de la web AprendeCountryLineDance.com puedes ver, en azul, las entradas de usuarios en un periodo de 28 días. De un total de 2.561 usuarios, sólo 296 entraron a la web a través de la página principal.

Por otro lado, 418 entraron a través de la página “Los bailes de la semana”. Hubo 311 personas que conocieron esta web porque buscaban información relacionada con los sombreros cowboy. Estos sombreros se usan para bailar country. Logicamente, tendrá más interés en aprender a bailar alguien que quiere un sombrero cowboy que una persona que busque información sobre boinas.

Asimismo, 212 personas llegaron buscando información sobre “ropa country para bailar”. Finalmente, 176 personas encontraron información sobre los diferentes “tipos de baile country” y 128 buscaban saber algo sobre los distintos “grupos de pasos de Country Line Dance”.

Así, de los 2.561 usuarios que entraron en ese periodo, sólo 296 lo hicieron a través de la página principal. El resto, 2.265 lo hicieron gracias al marketing de contenidos. Esto significa que el 88,44% de los usuarios que visitaron esta web, lo hicieron gracias al marketing de contenidos.

¿Por dónde llegan esos usuarios?

Ya has visto en el ejemplo anterior que más del 88% de los usuarios llegan gracias al marketing de contenidos.

Pero, ¿por dónde entran estos usuarios? Si tu web muestra sólo la información básica sobre tu empresa, lo más probable es que sólo te visiten aquellas personas que ya te conocen. La mayoría harán una entrada directa escribiendo tu url en la barra de direcciones del navegador.

Pero lo deseable es que la mayor parte de visitas entren por lo que se denomina tráfico orgánico. El tráfico orgánico es el que entra como consecuencia de haber hecho una pregunta en un buscador y haber elegido tu web entre las respuestas que ha arrojado la consulta.

Marketing de contenidos - Entradas orgánicas

En la imagen superior puedes ver el tráfico de nuevos usuarios a la web de AprendeCountryLineDance.com durante un periodo de 28 días. No se tienen en cuenta las personas que ya son usuarias de la web.

Nada menos que el 77% de los nuevos usuarios han llegado a través de la respuesta del buscador a sus consultas. Menos de un 20% lo han hecho de forma directa. Pero casi un 2,5% lo han hecho a través del canal orgánico social y vídeo orgánico. Estas entradas se han producido desde las redes sociales, en este caso únicamente Instagram, y los videos del canal que tiene Aprende Country Line Dance en YouTube. El tráfico orgánico es el que entra de forma natural y no como consecuencia de la acción sobre un anuncio pagado.

Finalmente, hay un 1,23% de tráfico referido, es decir, que ha entrado pinchando un enlace desde otra web. Por ejemplo, si desde esta página pinchas el enlace a AprendeCountryLineDance.com aparecerás en los datos como un usuario referido.

Promociona tus contenidos

No dejes que todo el trabajo lo haga Google. No te conocen. Y no te conocerán hasta que tu web sea capaz de generar tráfico. Google sabe si tienes tráfico y cómo se comportan los usuarios una vez te visitan.

Si los usuarios salen pitando, Google entiende que tu contenido es irrelevante y te manda al fondo del abismo. Pero si tus visitas se quedan un rato es porque lo que han encontrado les ha resultado interesante. Si además, en lugar de irse, han comenzado a moverse entre las distintas partes de tu web, entonces eres una referencia en el tema. Te vas arriba como un cohete.

Está claro que para que permanezcan tiempo en tu web deben leer tus artículos y para que esto suceda debes ser capaz de escribir los mejores textos para tu web.

Así que tienes que conseguir que las visitas lleguen sin la ayuda de Google. Para conseguirlo, tienes que promocionar tu marketing de contenidos. Cada vez que incluyas una nueva pieza en tu web, promociónala en tantas redes sociales como te sea posible. Para ello, claro está, deberás tener cuentas en esas redes sociales y cuantos más seguidores, mejor.

Pero no te obsesiones con los seguidores. Haz un buen trabajo, no tengas prisa y sé constante e irán llegando tus fans. Ni se te ocurra comprar seguidores. Si lo haces, en realidad habrás comprado basura.

La promoción en redes sociales no tiene por qué ser necesariamente pagada, pero si dispones de una buena pieza, no tengas miedo en pagar espacio en Instagram o en Facebook, pero olvídate de Twitter y ve con mucha cautela en YouTube. Si quieres saber algo más de cómo manejar la publicidad en redes sociales, lee el artículo Marketing y Publicidad.

¿De qué tipo de contenidos estamos hablando?

Marketing de contendios - Acento público objetivo

No pienses en el marketing de contenidos como algo que sucede únicamente dentro de tu web en forma de artículos de texto. Su misión es la de conseguirte nuevos clientes que compren lo que ofreces y te hagan ganar dinero.

Los contenidos pueden estar en cualquier formato, texto, audio, vídeo… Y, como ya hemos visto, pueden estar en tu web o en otras partes, básicamente, en redes sociales y en YouYube.

Cuando alguien hace una consulta en Google, el buscador devuelve resultados que se encuentran tanto en webs, como en YouTube y hasta en redes sociales, como Facebook o Pinterest. Es más, si existen, los primeros resultados que muestra Google son vídeos en YouTube. Tal vez tenga algo que ver que Google es el propietario de YouTube, vete a saber.

Los contenidos pueden ser de muy distintos estilos, pero tienen que tener unas características comunes fundamentales: tienen que ser informativos, didácticos y al mismo tiempo entretenidos.

El estilo de estos contenidos puede ser de lo más variado. Como ves, mi estilo preferido es el “artículo”, ya te cuento en otro sitio por qué, pero pueden ser entradas de blog, entrevistas, manuales, guías, resultados de estudios especializados, encuestas, lo que se te ocurra, hasta juegos. Pero eso sí, siempre tienen que estar relacionados con lo que tú ofreces, informar, entretener y vender.

El objetivo es vender

Es muy sencillo perder de vista el objetivo principal del marketing de contenidos. Se trata de abrir puertas de entrada a tu negocio, sobre todo a través de tu web, a personas interesadas en lo que ofreces. Una vez los tienes en casa, ya es cosa tuya transformar esa visita en una venta.

Pero, en serio, muy a menudo el objetivo principal, vender para ganar dinero, se pierde de vista. Las webs empiezan a llenarse de contenido muy didáctico, muy entretenido, muy informativo, pero que no vende. Y no vende porque quien escribe no conoce el lenguaje publicitario. Y del mismo modo que no todo el mundo vale para pintar cuadros valiosos o para ser concertista de piano, no hay muchas personas que dominen el leguaje publicitario. Para entender mejor de lo que estoy hablando, te recomiendo que leas el artículo Creatividad y Publicidad.

Puedes encontrar a una persona que domine la escritura. Alguien que escriba textos impecables, pero que no venden. Y no venden porque no domina el “copy”, el lenguaje publicitario.

Todo lo que aparece en tu web tiene que estar totalmente dirigido a hacerte ganar dinero. Tiene que proporcionarte clientes interesados en lo que ofreces, que llamen a tu puerta y te digan, “quiero eso que vendes”. Si tu web no consigue este objetivo principal, estás malgastando tu tiempo y tu dinero.

Puedes hacerlo tú mismo y ahorrar dinero. Puedes encargárselo a alguien que te lo haga muy bien de precio. Pero te recomiendo que no hagas ninguna de esas dos cosas, porque hacerlo mal es mucho peor que no hacerlo. Si quieres que sea barato, no esperes un buen trabajo. Si quieres un buen trabajo, no esperes que sea barato.

Si quieres desarrollar tu marketing de contenidos para que te de dinero, ponte en contacto conmigo.