Los mejores textos para tu web - Carátula

Cómo debe ser un buen texto para la web

Seamos realistas, del mismo modo que no todo aquel que tenga pinceles puede pintar una obra de arte, tampoco todo el mundo puede escribir un buen texto. Sin embargo, los textos son la parte principal del marketing de contenidos de tu web y éste, a su vez, es el que va a hacer que ganes dinero con ella. Por consiguiente, es vital que sepas cómo escribir los mejores textos, tanto si los escribes tú como si se los encargas a un profesional.

Un buen texto para la web debe reunir un conjunto de cualidades, pero su primer objetivo es que se lea. Obviamente, si no se lee, el texto no sirve para nada. Independientemente del tema sobre el que traten, los mejores textos reúnen una serie de características comunes. Algunas reglas las marca Google y otras la experiencia.

El texto que no se lee no vende.

Cómo debe ser un buen texto para tu web

Básicamente, si quieres escribir los mejores textos para tu web, deberás tener en cuenta estos puntos:

  • Utiliza un lenguaje comprensible. Imagina que estás hablando con una señora que va sentada en el asiento contiguo del tren, el autobús o el avión, y que te pregunta, “¿usted a qué se dedica, joven?”
  • No te andes por las ramas, ve directamente al tema.
  • Evita superlativos, generalidades y tópicos. Sé entusiasta, amigable y memorable, pero no aburras.
  • Escribe textos que sean útiles, que ayuden a resolver problemas o necesidades de la persona que los lee.
  • Evita los recursos literarios, no estás escribiendo una novela.
  • Ofrece datos y hechos. Y, siempre que sea posible, añade testimonios.

Utiliza estos puntos como una guía básica para tus textos. Pero aún hay más, mucho más.

Cómo dice Google que debe ser un buen texto para la web

Si quieres que tu web aparezca arriba en los resultados de búsquedas, Google requiere que tus textos tengan una estructura determinada. El motivo es que Google quiere asegurarse de que acierta cuando recomienda tu web tras una consulta de un usuario. Lo curioso es que Google no tiene ni idea de lo qué habla tu artículo. No obstante, sabe que un buen texto para una web tiene que ser comprensible y fácil de leer.

Por tanto, lo que buscan los robots de Google es una estructura que previamente se ha definido como la que tiene que tener un texto que reúna las características de facilidad de lectura y comprensión.

Frases cortas

Las frases no deben tener más de veinte palabras. Como es lógico, esto no significa que no pueda haber alguna frase más larga, pero la mayoría de ellas no deben superar las veinte palabras. Cuanto más cortas sean las frases, mejor.

Requerir el uso de frases cortas impide el abuso de las frases subordinadas. Recuerda que una frase subordinada es esa que se inserta en una frase principal y sin la cual la frase principal mantiene su sentido.

Por ejemplo, trabajemos con la frase principal “el martes no fui a trabajar”. Podemos añadirle una subordinada: “el martes, a pesar de lo importante que era lo que tenía que hacer, no fui a trabajar”. ¿Has visto cómo ha crecido la frase? Vamos a complicarla un poco más: “el martes, a pesar de lo importante que era lo que tenía que hacer, porque, entre otras cosas, se estaba acabando el plazo para la presentación de nuevos proyectos, no fui a trabajar”.

Nuestra frase principal tenía seis palabras y dejaba muy claro su significado. La última muestra tiene 33 palabras que diluyen y dificultan la comprensión de la frase principal. En realidad, ¿qué era lo relevante, que se acababa el plazo para nuevos proyectos o que no fui a trabajar? No se puede saber. Por tanto, la comprensión no es posible.

Palabras de transición

Otra de las características que requiere Google para definir un buen texto para tu web es que use palabras de transición. Si te fijas bien, verás que este texto usa bastantes de ellas. Son esas palabras al principio de la frase del estilo “Por tanto”, “por ejemplo”, “sin embargo”, etc.

Las palabras de transición conectan unas frases con otras y ayudan a mantener el hilo. Según Google, esto permite mantener la atención y el interés en el texto. Así que no olvides añadir palabras de transición al principio de tus frases. No en todas, pero algunas de ellas.

Bloques de texto cortos

Un bloque de texto es el que va desde un titular hasta el siguiente. A Google no le gusta que superes las 300 palabras por bloque, incluyendo las del título y los pies de foto. Eso puede ser pesado.

No obstante, en algunas ocasiones, llegarás a la conclusión de que no es posible concentrar en 300 palabras todo lo que tienes que desarrollar bajo ese título. Si fuera así, lo que tienes que hacer es dividir ese título en varios bloques. Un buen ejemplo de ello es justo lo que estás leyendo ahora. El título es “Cómo dice Google que debe ser un buen texto para la web”. Cómo no es posible desarrollar este tema en tan sólo 300 palabras, lo he dividido en varios bloques. El que estás leyendo ahora es “Bloques de texto cortos”. Claro está, cada uno de estos bloques puede tener hasta 300 palabras.

Los mejores textos para tu web - Contenidos para vender

¿Cuán largos tienen que ser los mejores textos para tu web?

Google te exige un mínimo de palabras para considerar que tu texto es relevante. A pesar de que existe una creencia generalizada de que los textos largos no se leen, en realidad esto no es así.

Es cierto que hay estudios que demuestran que el interés por la lectura decae rápidamente a partir de las cincuenta palabras de texto. Pero decae muy poco entre las cincuenta y las 500 palabras.

El tema que trates determinará la longitud del texto. Si vas a hablar sobre goma de mascar sabor a fresa no vas a tener gran cosa que decir. Pero si hablas de un producto con múltiples usos y características, cuanto más dices más vendes. Eso sí, siempre que las palabras que uses sean relevantes y no aburran.

El texto terminará cuando estés seguro de que has dicho todo lo que tenías que contar. Ten en cuenta que la mayoría de las personas entrarán en tu web para leer un artículo en particular. Prácticamente todas ellas acabarán la visita cuando hayan obtenido lo que buscaban. O cuando hayan llegado a la conclusión de que ahí no está lo que necesitan.

Por tanto, debes procurar que el texto consiga el objetivo de vender tu producto, partiendo de la base de que no se va a interconectar con otros textos relacionados, por más enlaces que pongas a otras páginas. Pero no dejes de poner esos enlaces.

Si no consigues escribir los mejores textos, es imposible que tengas la mejor web para tu negocio.

Termina el texto cuando hayas contado todo lo que tenías que contar.

No olvides que tienes una web para ganar dinero con ella

Los mejores textos para tu web - Acento

Ahora ya tienes una idea de qué estructura tienen que tener los mejores textos para tu web. Pero no olvides algo muy importante, además, necesitas que tus textos vendan efectivamente tu producto.

Una buena empresa de diseño web y marketing de contenidos debería saber cómo escribir los mejores textos para tu web por lo que respecta al posicionamiento. Pero si quieres que lo que escribes venda, necesitas a un publicista con mucha experiencia. Si te olvidas del marketing y la publicidad y aun así vendes, felicidades. Pero debes ser consciente que estás vendiendo una porción muy pequeña de lo que podrías conseguir.

A pesar de tener una estructura correcta, de ser comprensibles y fáciles de leer, hay textos que venden y textos que no.

Todo lo que hagas en tu web, en tus redes sociales y hasta en tus tarjetas de visita, afecta a tu imagen. Recuerda que sólo tienes una oportunidad para causar una primera buena impresión. Mantén activa tu web y mantendrás activa tu caja registradora.

Si necesitas ayuda para escribir textos que efectivamente venden tus productos, ponte en contacto conmigo.